En enero de 1987 Shalom empezó a ensayar en un local de la barriada de La Granja (Algeciras), tras la petición de formar un nuevo grupo de Juan Tamayo y Tony Jurado (ex-Productos Lácteos) a Sebastián Guerrero.



La condición de Sebas fue contar con Rubén Tamayo como bajista.



Tanto Sebas, como Juan y Rubén, habían pertenecido al primer grupo de Hard Rock que hubo en su ciudad, R.I.P.



Las influencias musicales del grupo eran bandas clásicas del Hard Rock como Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath o Pink Floyd, amén de grupos más contemporáneos como Van Halen, Judas Priest, Scorpions o Barón Rojo.



Por aquel tiempo ya se habían puesto de nombre Shalom, gracias a una ocurrencia del cantante y la convincente pronunciación de un locutor de radio.



En mayo de ese mismo año grabaron la primera maqueta en los estudios ACM (Málaga) alcanzando con ella un prestigio a nivel nacional, con la cual grabaron el programa musical de TVE “A Tope” y recibiendo ese mismo año el 1.er Premio de Maquetas a nivel nacional otorgado en Madrid a grupos de rock en la mítica sala Canciller (Madrid)



Raro era el día en que no le daban la tabarra al personal del área de cultura, para conseguir alguna subvención monetaria, algún local de ensayo o algunas galas, teloneando a conocidos grupos nacionales.



Se hicieron rápidamente conocidas para todo el Campo de Gibraltar y Ceuta.



En esta ciudad tuvieron oportunidad de tocar en marzo en la sala Revellín, junto a algunos grupos locales que comenzaban a despuntar en el ámbito nacional.



Coslada (Madrid), Ubrique o Sevilla fueron también plazas donde pudieron tocar.


Conocían al teclista Chico Valdivia de haber tocado en algún ensayo, y Juan planteo la posibilidad de incorporar un teclista a la banda para darle un aire distinto al producto musical que llevaban entre manos.



Gracias a esta incorporación el grupo tomo un aire distinto y se presentaron a un concurso local donde pudieron llevarse el 1.er premio, tras esto consiguieron el dinero suficiente para meterse en un estudio y grabar el que sería su primer trabajo discográfico.



En ese mismo verano del 89 hicieron una gira con el súper Uno de la SER, donde les pudieron ver unas 60.000 personas.



Ficharon con la discográfica Barrabas producciones y lograron entrar en la lista de los 40 principales, lo que les dio un buen espaldarazo, aparte de presentar el disco en la Sala Canciller de Madrid, lo que los consagró como una banda a tener en cuenta.



Las excelentes críticas del disco y el apoyo del público, no fueron suficientes para que su compañía apostara por ellos, y debido a esto la banda original se disolvió a finales del 92.



Unos años más tarde, y solo contado con Sebas Guerrero y Juan Tamayo, publicaron por su cuenta un segundo trabajo llamado Séptimo Cielo, que no contó con ningún apoyo ni promoción.



La banda, al no encontrar su lugar en el panorama nacional, se disolvió...



A pesar del tiempo transcurrido, una nueva idea surgió desde el otro lado del estrecho, y con la iniciativa del batería y ex miembro de la banda Ceutí Sheilan, Chico Palenzuela, se consiguió reunir a un plantel de músicos de Ceuta.



El guitarrista Coto Bermúdez, el polifacético Carlos Armesto, y el teclista Eloy Núñez, son los pilares de esta nueva formación. Algún tiempo después se consiguió animar a Rubén Jiménez Tamayo, bajista original de Shalom, a que se incorporase a la formación. De este modo los pilares del proyecto ya están fuertemente afianzados.



Con una nueva formación recorrerán la geografía española para una nueva gira y la segura reedición del primer disco.